Hoy en FM ALAS, radio comunitaria con 30 años de trayectoria en El Bolsón, nos encontramos ante un nuevo desafío comunicacional. Las amenazas telefónicas que recibimos en la emisora siguen aumentando su frecuencia y su tenor intimidatorio. El lunes 18 de septiembre del 2017, recibimos los siguientes textos, del mismo número telefónico que el jueves pasado nos mandó 3 mensajes amenazantes:

A las 9:09, sólo “Ojito.”
A las 12:49, “Guido deja de ofrecerle falopa a los pibes. Tu familia bien?”

La persona mencionada es uno de los integrantes de la radio con mayor visibilidad pública por su extensa participación en nuestro informativo matutino además de ser frecuentemente consultado por otros medios. Si bien las amenazas recibidas anteriormente (ver aquí, aquí y aquí) son altamente preocupantes, eran siempre amenazas a la emisora en sí (de incendiarla, por ejemplo), y no hacia una persona específica y su familia, incluyendo además acusaciones difamatorias hacia él. Esta vuelta de tuerca no es menor y apunta a generar miedo entre quienes ejercemos el derecho de comunicarnos libremente y sin fines de lucro.

Respecto a nuestra serie de denuncias por estas amenazas de diciembre del 2016 en adelante, la fiscalía no nos muestra ningún avance en la investigación.

El nuevo desafío para nosotros es que por un lado, somos un medio de comunicación y es lógico que transmitamos esto como un suceso relevante para la comunidad. Por otro lado, en lo que va del mes, nos encontramos emitiendo un comunicado semanal por amenazas recibidas y no queremos que se convierta en algo de rutina ni que piensen que nos estamos victimizando por algún fin estratégico.

No queremos naturalizar el amedrentamiento a medios comunitarios, pero ¿de qué manera se evita eso? Si quienes escuchan ALAS o prestan atención a lo que nos pasa reciben un comunicado por semana de este tenor tal vez vuelva algo normal para ellos. Pero si recibimos amenazas y no decimos nada, se vuelve algo normal para nosotros—una molestia pero parte de nuestra labor diaria, como cuando se rompa un cable, se tape el baño o una compu se infecte con un virus.

Lamentablemente, son tantas las cosas que hoy en día tienden a naturalizarse cuando tendrían que ser aberraciones llamativas. Se naturaliza que las fuerzas de seguridad irrumpan en las comunidades originarias con armamento pesado, reduzcan a familias enteras y las dejen tiradas en el piso precintadas, o que quemen todas sus pertenencias. Se naturaliza que los gobiernos pasen por encima de las normas constitucionales sin que el congreso ni la población lo impida. Se naturaliza que el agua que corre por los ríos y arroyos no sea potable. Se naturaliza que la policía hostigue a los jóvenes humildes y hasta los mate a veces. Se naturaliza que se rocíe con venenos potentes a la mayor parte de nuestros alimentos. Se naturaliza que las mujeres aparezcan muertas a manos de sus ex-parejas. Se naturaliza que los niños y las niñas pasen más tiempo con aparatos electrónicos que al aire libre. Se naturaliza que un periodista se preocupe por el seguridad de su familia a raíz de su trabajo de comunicación.

Ninguna de esas cosas tendría que ser normal. Por eso seguiremos trabajando todos los días para que no lo sean. Y seguiremos dando a conocer el hostigamiento que sufrimos, ante la comunidad, los medios, el Poder Judicial y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

FM ALAS
Asociación Civil ALAS para la Comunicación Popular

Categorías: Notas del Aire

Entradas relacionadas

Notas del Aire

Incendio intencional en Vuelta de Río: el relato de la comunidad.

En el dia de ayer, jueves 21 de septiembre, se movilizó gran cantidad de gente a la Comunidad Mapuche Vuelta del Río en solidaridad con la misma, donde hubo un ataque incendiario que destruyó por Leer más…

Notas del Aire

Otra intimidacion a FM ALAS

El jueves 14 de septiembre, nuestra radio comunitaria recibió una nueva amenaza. Al igual que en otras oprtunidades, fue a través del teléfono móvil que se utiliza para la radioparticipación. Al parecer ahora las amenazas Leer más…

Notas del Aire

Peritaje del celular de Santiago: “No quieren investigar porque saben que con estas triangulaciones la causa se esclarecería”

Ariel Garbarz es ingeniero y director del laboratorio de Seguridad de la Comunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), y con su equipo participa en múltiples causas judiciales. Por pedido de la fiscal que investiga Leer más…